La piel sintética o artificial es un tejido modificado que simula la piel natural. Puede ser un material completamente sintético o mezclado con fibras naturales. Normalmente, para su fabricación se utilizan polímeros acrílicos que imitan la textura y el color de la piel natural.

Existen tejidos con una amplia variedad de acabados, y en ocasiones la piel sintética puede mezclarse con fibras naturales, como el algodón o la lana, para mejorar el tacto y darle un aspecto mucho más natural. Además para maximizar la calidad y la durabilidad de este tipo de tejidos, pueden añadirse otras fibras artificiales resistentes al fuego y a las abrasiones.

Ventajas de la piel sintética frente a la piel natural

La piel sintética es un material muy usado en el sector de la tapicería, y es que gracias a su elevado rendimiento y prestaciones es perfecta para tapizar mobiliario tanto de interior como de exterior. Las ventajas que ofrece este tejido frente a la piel auténtica son numerosas y podemos destacar las siguientes:

Elástica y ligera

La piel sintética es un material ligero que ofrece bastante elasticidad y una excelente recuperación, por lo que resulta ideal para tapicerías. Además, es un material muy versátil y se adapta a todo tipo de muebles, no importa la forma o el tamaño, la tela se acopla perfectamente a cada curva y esquina, consiguiendo un resultado perfecto.

Durabilidad

La piel sintética puede durar más que la piel auténtica. Gracias a los últimos avances, los tejidos artificiales son más robustos y requieren de menos cuidados, ya que su mantenimiento y limpieza es realmente sencillo.

Para su fabricación se utilizan fibras protectoras que ayudan a proteger el tejido contra el polvo y la suciedad. Además, se pueden aplicar otros tratamientos, por ejemplo incorporando un filtro UV para garantizar su resistencia a luz solar o la tecnología Flame Tech, que crea una barrera invisible anti-fuego que impide la combustión.

Impermeabilidad

La piel sintética con acabado en PVC aporta mayor impermeabilidad, una característica que resulta ideal para los ambientes de exterior. Esto es una ventaja importante frente a la piel natural, ya que la artificial resiste muy bien el frío, el calor o la humedad, por lo que es perfecta tanto para la temporada de invierno como la de verano. Además no podemos olvidarnos que es un tejido mucho más económico y su relación calidad-precio es excelente.

Cómo distinguir la piel sintética de la piel natural

A primera vista la piel sintética de buena calidad puede ser difícil de identificar, ya que su similitud con una piel natural es muchas veces sorprendente. Así que lo más recomendable es optar por un proveedor o fabricante fiable y prestar mucha atención a las etiquetas.

También existen algunos trucos que nos pueden ayudar a detectar si se trata de piel auténtica. Por ejemplo, una tapicería de piel sintética suele escamarse o cuartearse con el tiempo, sobre todo en aquellas zonas de más roce, como los reposabrazos. En cambio, si se trata de piel natural, la tapicería suele suavizarse, teniendo el efecto contrario.

No hay duda de que la piel sintética es una excelente alternativa a la piel natural. Es mucho más barata y respetuosa con el medio ambiente, posee unas altas prestaciones y ofrece al consumidor una tejido mucho más eco-friendly.

Además, en Texere trabajamos con la garantía Eco Frabrics. Esta certificación garantiza que todos nuestros productos están libres de elementos tóxicos y nuestros procesos de fabricación son respetuosos con el medio ambiente y cumplen con la legislación actual. ¡Echa un vistazo a nuestro catálogo de telas online y descubre toda nuestra gama de piel sintética!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies