Ya sea para pasar un rato en familia mirando la tele o para acurrucarte con tu perro después de un largo día de trabajo, el sofá es uno de los muebles de nuestra casa que más usamos. Por esto motivo, corre mucho más riesgo de mancharse, ya sea con comida, bebidas u otros elementos. Si además, en casa tenemos niños o mascotas, los riesgos aumentan.

Es por ello que es importante saber con qué telas y tejidos podemos proteger nuestro sofá. Existen una serie de características destacables relacionadas con las telas para evitar que tu sofá sufra por factores externos, los cuales son:

  • Resistencia de la tela
  • Adaptabilidad
  • Facilidad de lavado
  • El color y la textura
  • Fibras y materiales

De entre todos ellos, destaca la facilidad de lavado, o lo que es mejor, la capacidad antimanchas de la tela que hayamos escogido.

Telas antimanchas para sofás

Las telas antimanchas para sofá van recubiertas con una capa de material impermeable que no absorbe las manchas, no se arruga y se limpia con agua y un paño o servilleta de papel.

Las ventajas respecto a las telas y otros tapizados son muy claras. Además, sus estampados y su textura son muy agradables. También se pueden lavar, aunque necesitan pasar menos veces por la lavadora, se secan muy rápido y no precisan planchado.

Para limpiar este tipo de tela sólo tendrás que retirar el exceso de residuo de la tapicería. Después, aplica un poco de agua sobre la mancha en el sofá. Puedes hacerlo de forma directa o con un paño absorbente mojado y escurridos. Tras aplicar agua, espera durante unos segundos. Finalmente, presiona sobre la mancha con el paño y frota de forma suave con movimientos circulares. Procura que al frotar la mancha no se extienda demasiado. Si ves que la mancha no ha desaparecido por completo, repite este proceso las veces que sea necesario.

Telas para proteger tu sofá

Entre todos los materiales que existen y que se recomiendan más por sus propiedades a la hora de proteger tu sofá, ya sea en forma de funda o de manta para recubrirlo, tenemos:

  • El algodón. Transpira con facilidad y es resistente, así que es perfecto para ambientes calurosos. Si el algodón ha pasado por un proceso de sanforizado, quiere decir que ha sido prelavado, para evitar que encoja en los posteriores lavados.
  • La microfibra. La microfibra es un tejido sintético. Es uno de los tejidos que mayor número de características aglutina. Es duradero, agradable al tacto, fácil de limpiar y repele bastante bien el agua.
  • La piel. La durabilidad es una de las características más destacables de este material. Un sofá de este material te durará muchos años. La piel la puedes rehidratar y limpiar fácilmente, con el tratamiento adecuado.

En Texere disponemos de telas antimanchas para tu sofá. La tecnología Stop Stain crea una capa impermeable en el tejido que no permite que las manchas puedan penetrar en el mismo haciendo que se queden en la superficie. De esta manera, la  limpieza y mantenimiento de tus sofás o cojines es muy fácil y rápida: simplemente tendrás que secar la mancha con un papel o paño. Si pese a esto, la mancha persiste, te recomendamos que la laves con un poco de jabón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies